[Con una inusual
belleza tardía
previa a la tímida dulzura
sonrió
y quedó tendido
en el puente].

La luz ajada
estaba quieta
insurrecta
de ahí el vacío.
Los pasos conducían
hasta la aterciopelada estela
caprichosa, densa
cuajada de materia inerte.

Te he traído
mil preguntas
augurando el silencio
invitándote a ser más libre
a permanecer
a ser estando
sintiendo.

Hoy regalándote
las tintineantes
aguas del rocío
lo veo todo
más mío
o nuestro
para que mires
en mis paisajes ocres
esos que tanto me gustan.

Anuncios