Te observé
saliendo de la frontera
con pequeños pasos
medidos

rozando otras juventudes
otorgando palabras
ríos
en otras aguas.

Y más allá del sentir
fue tristeza
final
tiempo acabado.

Sentada
mirando tras los visillos
las flores
el árbol
no son paz
ni anhelo
ahora son olvido.

Me marcho
caminando
viendo
pero sin el sentir perfecto.

En la espera
interminable
vendrán más raíces
en las que anclar
el roce sutil
la mirada
verdeazulada
mi yo
(infinitesimal yo).

Anuncios