Tu aspecto de premura
es eco repentino,
silencio
que acuna tus ramas,
cegadores ocres pisados en sus vainas,
ancho paisaje crepitante, fraguado
recordado hasta la saciedad
tomado revolucionariamente.
Ancho caminar hastiado
porque conlleva
lentamente
a pisar ante si mismo,
tercamente esta generación
machacada
urde en la herida
se levanta
expande su color incinerado.

Anuncios